Noticias

 

La nueva campaña de concienciación ciudadana de Udaltalde 21 Nerbioi-Ibaizabal persigue fomentar la correcta separación de las diferentes fracciones de los residuos y el uso adecuado de los contenedores específicos, desde un punto de vista no tan conocido: el ahorro económico que supone para el municipio.

Esta campaña informativa se lanza esta semana en los municipios de Arakaldo, Arrankudiaga-Zollo, Arrigorriaga, Etxebarri, Galdakao, Orozko, Ugao-Miraballes, Orduña, Zaratamo y Zeberio.

El mensaje es: "Cada tonelada que dejamos en el contenedor 'resto' nos cuesta 88 €, por su tratamiento. Si separas bien para reciclar ahorramos un 65% del coste. Ese dinero se puede destinar a mejorar nuestro municipio y su calidad de vida".

De manera directa, interpela a la ciudadanía para que, además de las consecuencias ambientales, tenga en cuenta las repercusiones económicas de sus hábitos cotidianos. Un municipio cuya población separa correctamente los residuos dispone de más presupuesto para otros servicios. Por el contrario, una población que no separa bien, o no deposita en el contenedor adecuado, dedica más dinero al tratamiento de la basura recogida en masa, la más cara, por la diferencia de precios del depósito para el tratamiento de cada fracción.

El cálculo se ha hecho según el precio público por el servicio de tratamiento de residuos urbanos para su eliminación definitiva de la Diputación Foral de Bizkaia, establecido en el Decreto Foral de la Diputación Foral de Bizkaia 82/2014, de 1 de julio y según la composición de la basura por fracciones.

Por ejemplo, el tratamiento de una tonelada recogida en masa cuesta a las entidades locales de Bizkaia 88,81 euros. En cambio, el residuo orgánico para compostaje, 50,96 euros; o los residuos domésticos de pequeño tamaño que reciben tratamiento para la reutilización, 71,99 euros. El tratamiento del papel-cartón y de los envases no supone coste económico para los municipios (sí su recogida). Incluso el papel-cartón puede aportar ingresos.

Si la composición habitual de los residuos, según el peso de cada fracción, es: materia orgánica -43,86%-, papel-cartón -23,04%-, vidrio -8,18%- y envases -9,6%-; la conclusión es que en la comarca hay margen de mejora en separación y, consiguientemente, en ahorro económico por una mayor eficiencia en los costes de tratamiento de la basura.

En definitiva, el pequeño esfuerzo doméstico de separar los residuos para facilitar el reciclaje, así como su depósito en el contenedor correcto, es rentable para el municipio y, en consecuencia, para los hogares.

La campaña consiste en la colocación de vinilos en los tótems o puntos de información permanentes sobre sostenibilidad de cada municipio y 3.500 carteles en los espacios públicos de los diez municipios. De manera complementaria, se dispone de banners en las webs municipales y mensajes en las redes sociales.

En la comarca existen actualmente contenedores a disposición de la ciudadanía para las siguientes fracciones, además de la conocida como resto: orgánica vegetal; papel y cartón; envases; vidrio; aceite doméstico; ropa y otros objetos domésticos aprovechables; pilas y acumuladores; residuos de impresión y móviles. Hay también sistemas de recogida de voluminosos. Y, por último, los Garbigunes para los residuos especiales. Más información en www.ut21.org y aquí.

Por último, en el mes de octubre se llevará a cabo una nueva campaña de información ciudadana con el objetivo de aumentar significativamente los hogares participantes en la recogida selectiva de los residuos orgánicos, a través del quinto contenedor o del compostaje doméstico. En cifras, cada tonelada depositada en el contenedor marrón supone al municipio un ahorro de 37,85 euros. Cada tonelada compostada en casa, un ahorro de 88,81 euros. Como indicador, desde la implantación de esta nueva recogida en octubre de 2014 (quinto contenedor y compostaje doméstico) los siete municipios participantes ahorran al mes 1.087 euros en costes del tratamiento. Estos datos económicos aportan razones añadidas para comprometerse con la correcta separación de residuos.

El coste de esta campaña informativa asciende a 4.481,91 euros y ha sido diseñada y editada por OCR Branding.